¡Qué modernas las antiguas!

No he podido resistirlo. Empezar una investigación y no compartir cada una de las historias con las que me voy cruzando empezaba a ser tan molesto como un juanete. Seis meses han sido demasiados para mi natural incontinencia verbal, así que allá voy.

En este blog pretendo ir comentando algunas de las historias que descubro mientras intento entender qué pasaba por la cabeza de las mujeres cuando decidieron soltarse el corsé, décadas antes de que sus biznietas quemaran sus sujetadores.

Historias que me van revelando lo modernas que fueron aquellas antiguas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s